7 feb. 2012

Se desvelan datos en Alemania sobre el apoyo del rey a los golpistas del 23F

Visto en Cuestionatelo todo

El diario aleman Der Spiegel ha publicado un informe desclasificado recientemente por el ministerio de exteriores, en el que se desvela que el embajador germano en España en 1981, Lothar Lahn, informo de que el rey Juan Carlos I, frente al intento de golpe de Estado del 23-F, "no mostró ni desprecio ni indignación frente a los actores, es más, mostró comprensión, cuando no simpatía".

El maestro y el buen discípulo

Parece ser que el embajador de Alemania en España entre 1977 y 1982, y fallecido en 1994, mantuvo una conversación de carácter privado con el monarca el 26 de marzo de 1981, en la que el rey le comentó sus impresiones acerca del frustrado golpe de estado.
 
"Los cabecillas sólo pretendían lo que todos deseábamos", cita el texto de Lahn en boca del monarca español, añadiendo que el rey le aseguró que "los cabecillas sólo pretendían lo que todos deseábamos, concretamente la reinstauración de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad".

 El informe citado por la revista señala que el rey manifestó a Lahn que la responsabilidad última del intento de golpe de estado no fue de sus cabecillas, sino del entonces presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, a quien reprochaba "despreciar" a los militares.

El monarca manifestó ante el embajador de Alemania, según la versión de éste, que trataría de influir en el Gobierno y los tribunales para evitar un castigo severo a los golpistas, ya que estos "solo pretendían lo mejor", señala Der Spiegel.
Las noticias publicadas en Alemania, y que en la España de la censura pasaran sin pena ni gloria, con toda seguridad, salvo alguna que otra pequeña en algun periodico, y de hecho la Casa Real ya ha quitado hierro al asunto afirmando que "el papel y la actuación del rey el 23-F están ya consolidados por la historia, y el modo decidido y determinante como actuó en defensa de la democracia es conocido por toda la sociedad española y en todo el mundo". Es decir, el cuento de siempre que pocos de los que tienen al menos dos dedos de frente creen, cuestionamiento que el informe del embajador aleman en Madrid en 1981 no hace mas que profundizar.

El documento desclaficiado apoya la tesis, cada vez mas inapelable, de la complicidad del heredero de Franco, Juan Carlos I, con el golpe de estado de los militares el 23F, del que él fue, curiosamente, el principal beneficiado, saliendo de la situación, ni mas ni menos, como "el salvador de España", y confirmando su papel de jefe de estado en un momento en el que la situacion no estaba para nada controlada para sus intereses.

Tejero, cabeza de turco del golpe del rey
Destaca tambien en el informe la actitud habitual de Juan Carlos de Borbon, durante toda su vida, de usar y tirar a colaboradores para despues, cuando se ponen en riesgo sus intereses, abandonarlos a su suerte y haciendoles cargar con las responsabilidades. Asi fue con sus socios y "amigos" durante la transición, como Prado y Colon de Carvajal, el citado Adolfo Suarez, que cuando los militares sintieron en peligro sus privilegios se convirtio en un problema para el propio rey, o incluso su propio padre, al que robó sin ningun escrúpulo su derecho a la corona (aunque, en este caso, ni se perdio ni se gano nada, pues todos los reyes so igual de inutiles y parasitarios).

La revista Der Spiegel destaca que el documento acaba de ser desclasificado por el Gobierno federal alemán y que puede leerse en la publicación de 2.250 páginas del Instituto de Historia Contemporánea "Actas de la política exterior de la República Federal de Alemania de 1981".

Los datos desvelados confirman la version paralela a la oficial sobre el golpe de estado, de cuyos uno de los mayores defensores e investigadores es el historiador militar Amadeo Martinez Inglés, autor del libro "Juan Carlos I, el último Borbon"; o "23-F. El golpe que nunca existió", en el que defiende la colaboracion del rey de España, y heredero de Franco, en el golpe de estado con el objetivo de reforzar su entonces cuestionada situacion y el excesivo deseo de democracia de los ciudadano y de independencia de los pueblos españoles.


Fuente: Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario