13 sept. 2011

Comentarios en la prensa

Ayer aparecía una noticia en Publico.es donde se comentaba el discurso de Obama en la conmemoración del 11-S.
http://www.publico.es/internacional/395862/obama-no-hemos-sucumbido-a-la-sospecha-y-a-la-desconfianza


A continuación los lectores comentaban la noticia. Merece la pena leerlos para darse cuenta de que los medios están cada vez más alejados de lo que la gente realmente piensa, empezando a formar una especie de realidad paralela, propia de los mejores años de la Unión Soviética, o del mundo de 1984.
Copio el primero de los comentarios, que me pareció interesantísimo.


curted 12-09-2011 06:45
Ejemplo muy reciente de conspiración que no prosperó:
La toma momentánea de la Plaza Verde de Trípoli, capital de Libia, por parte de los llamados rebeldes libios.

Las imágenes fueron transmitidas por la cadena de televisión qatarí Al Jazeera y retransmitidas posteriormente por las cadenas de televisión de muchos países . También muchos medios de comunicación escritos de todo el mundo se hicieron eco de la noticia.

Periodistas de Russia Today, un medio de comunicación ruso, denunciaron que se trataba de una farsa. Se había creado un decorado similar a la Plaza Verde de Trípoli y se habían contratado a actores y extras para que escenificaran la toma de la plaza. Incluso un actor desempeñaba el papel de uno de los hijos de Gadafi apresado por los rebeldes.

Tras esta denuncia, un portavoz del CNT de Libia (rebeldes), reconoció públicamente el montaje y lo justificó alegando que la retransmisión de los vídeos por cadenas de televisión de todo el mundo habían precipitado el reconocimiento por parte de numerosos países del Consejo de Transición de Libia (CNT) como legítimo representante del Libia. Así, tal cual, como si eso justificara el engaño.

A día de hoy y por lo que yo sé, ninguno de los medios de comunicación escritos de España que se hicieron eco de la falsa noticia ha rectificado ni pedido disculpas a sus lectores. Tampoco tengo conocimiento de que la cadena de televisión Al Jazzera haya hecho nada parecido. Carezco asimismo de conocimiento de que alguna de las cadenas de televisión que retransmitieron las imágenenes de la noticia sin confirmación previa de su autenticidad hayan rectificado o pedido disculpas a sus televidentes.

Recordemos que estamos hablando de crear una noticia falsa y difundirla como auténtica. Y que implicaba nada menos que montar un decorado (como en una película, vamos) que imitase la Plaza Verde de Trípoli y contratar a actores profesionales, aleccionándolos para que representasen una escena, extras como figurantes, ocuparse del "atrezzo", etc.

Imaginemos ahora que nadie levanta la liebre a tiempo, como sí hicieron en este caso los periodistas de Russia Today, y la noticia cuela. Y meses más tarde hay quienes, por las razones que fueran, notan algo raro y empiezan a plantear cuestiones con respecto a las imágenes que se transmitieron y las noticias que se publicaron en relación con la toma momentánea de la Plaza Verde de Trípoli por parte de los llamados rebeldes libios. Tienen que partir de cero y nadar contracorriente, luchando contra los prejuicios de muchísima gente que considera que ha sido la REALIDAD lo que sus ojos han contemplado a través de sus televisores y les han descrito los medios de comunicación. También tendrán que luchar contra grupos muy poderosos y con infinidad de recursos para defender sus intereses, y a quienes quizás convenga que en ese momento se mantenga la versión oficial de la historia . No cabe ninguna duda al respecto de que dichos grupos utilizarán los recursos de los que disponen para intentar desacreditar a quienes se atreviesen a contradecir y/o cuestionar la versión oficial de la historia.

Es más que probable que quienes osaran cuestionar la versión oficial fuesen calificados de conspiranoicos por multitud de personas y medios de comunicación, incluso por gente bienintencionada. Y, en caso de que el fraude no quedase al descubierto de manera ireefutable, cargar con el sambenito de ser un conspiranoico el resto de sus vidas.

Es de suponer que nadie discutirá el hecho de que conspiranoico es un calificativo peyorativo. Un término empleado para descalificar a las personas de antemano y sin remisión posible. Es de suponer también que nadie discutirá el hecho de que todas las connotaciones que se asocian comúnmente al término conspiranoico tienen carácter despectivo y/o degradante para la persona destinataria de tal calificativo.

No pretendo con este comentario defender ninguna teoría conspirativa en particular, sino, y creo que no es poco, demostrar que las conspiraciones existen y que en el siglo XXI llevan aparejadas ineludiblemente componentes mediáticos mucho más complejos y sofisticados que conspiraciones de épocas anteriores.


Más sobre esta realidad parelela de la prensa:

 
Fuente: Nonius451

No hay comentarios:

Publicar un comentario