10 ene. 2012

Verdaderos intereses tras la fragmentación de Sudán.

20110117012654-egiptosudan.png
Desde hace más de 20 años, Estados Unidos ha tratado de desestabilizar Sudán de diferentes formas, con el objetivo de supeditar completamente a sus intereses al país africano, la más conocida ha sido la del financiamiento de grupos rebeldes, especialmente en la zona sur, consiguiendo que se convirtiera en región autónoma, en el año 2005. Ahora y en virtud a los acuerdos de paz firmados ese mismo año se ha llevado a cabo un referéndum por la independencia, cuyo resultado ha sido favorable a ésta.
Otra región de Sudán en conflicto es Darfur, situada al oeste y rica en yacimientos petrolíferos. Al Zubeir Bachir Taha, ministro del Interior sudanés, llegó a acusar públicamente a los servicios secretos estadounidenses de expandir la crisis y la subversión mediante la infiltración de armas en Darfur.
Desde hace casi una década, China viene manteniendo importantes relaciones comerciales con Sudán, que le proporcionan la posibilidad de hacerse con gran cantidad de petróleo a buen precio, para su industria. Estas relaciones económicas fueron aceptadas por Sudán porque no suponen un sometimiento total de su economía a los intereses de una potencia extranjera, como sí lo suponían las relaciones propuestas por las potencias occidentales, especialmente por Estados Unidos.
El objetivo de la división de Sudán, además de dañar las
relaciones comerciales que China mantiene con este país africano, es el de crear un marco idóneo para una anhelada intervención militar occidental:
"Si los desacuerdos relacionados con el petróleo y otros recursos minerales, la demarcación de fronteras, la defensa y la política económica no son mutuamente resueltos, se podría reanudar la guerra civil en Sudán. Esta situación podría ofrecer la justificación para una mayor y quizás hasta directa, intervención por EEUU, Gran Bretaña y la UE en Sudán y los estados vecinos." (Workers World)
"La balcanización de Sudán también está ligada al Plan de Yinon, que es una continuación de la anterior estrategia colonial británica. El objetivo estratégico del Plan de Yinon es asegurar la superioridad israelí, mediante la balcanización del Medio Oriente y de los estados árabes en estados más pequeños y más débiles. Es por este motivo, por el que Israel ha estado tan profundamente implicado en Sudán." (Mahdi Darius Nazemroaya)

Fuente: Antimperialista



No hay comentarios:

Publicar un comentario