23 dic. 2011

La “Guerra contra el Terror” es un fraude: Tropas USA protegieron campo terrorista en Irak

El Departamento de Estado busca a toda prisa una nueva ubicación para una organización incluida en una lista de grupos terroristas.
En un movimiento que casi desafía la cordura y tan contradictorio que muchos no lo creerían aunque lo confirmasen todos los funcionarios del Departamento de Estado, USA ha estado cuidando con tropas estadounidenses un campo de entrenamiento terrorista dentro de Irak y ahora está planificando su traslado, posiblemente a una base militar en Irak recientemente abandonada, mientras los lobbys de Washington D.C. trabajan febrilmente para tenerlos borrados de la lista, armados, y enviados a realizar actos terroristas a Irán.

 MEK. Catalogada por el Departamento de Estado USA como una organización terrorista es financiada, armada, y apoyada por los Estados Unidos, con base en Irak y en Francia y a la que se permite llevar a cabo operaciones terroristas contra los iraníes. "

La revista Foreign Policy admite totalmente en su artículo, "¿Trata el Departamento de Estado de trasladar el MEK a una antigua base militar USA? " que la Mujahedeen e-Khalq (MEK) es una organización terrorista utilizada por Saddam Hussein para atacar Irán en los años 80, responsable de la muerte de personal estadounidense militar y civil. Foreign Policy relata que los esfuerzos por el ejército iraquí para desarticular MEK han causado enfrentamientos armados.
Foreign Policy informa de que la "Misión de Asistencia en Irak de las Naciones Unidas" (UNAMI) trabaja con el Departamento de Estado USA para trasladar a los terroristas dentro de Irak y posiblemente a una base militar estadounidense cerca del aeropuerto de Bagdad.
A pesar de estar dentro de la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado (número 28, catalogada como "Mujahedin-e Khalq Organization") a sus líderes se les da refugio en París, a sus miembros se les da cobertura por tropas estadounidenses en Irak, y el mismo Departamento de Estado USA supervisa su existencia y la continuación de su campaña armada terrorista. Foreign Policy muestra también un importante movimiento de lobby en Washington, trabajando para quitar a la MEK de la lista de organizaciones terroristas, incluyendo en este lobby a:
Congresista John Lewis (D-GA),
Ex-Gobernador Pennsylvania Ed Rendell,
Ex- Director FBI Louis Freeh, [actualmente también “Compliance Monitor” de la empresa Mercedes-Benz en el mundo, encargado de vigilar el comportamiento íntegro y ejemplar de los empleados de la empresa!]
Ex-Senador Robert Torricelli,
Rep. Patrick Kennedy,
Ex-Director de Operaciones clandestinas de la CIA John Sano,
Ex-National Security Advisor James Jones,
Ex-Gobernador Vermont Howard Dean,
Ex-Alcalde de New York Rudolph Giuliani,
Ex-Joint Chiefs Chairman General Richard Myers,
Ex-White House Chief of Staff Andy Card,
Gen. Wesley Clark,
Ex-Rep. Lee Hamilton,
Ex- CIA Director Porter Goss,
Senior advisor to the Romney campaign Mitchell Reiss,
Gen. Anthony Zinni,
Ex- Gobernador Pennsylvania Gov. Tom Ridge,
Ex Senador Evan Bayh
 (...)
Aunque no sea sólo el dinero lo que motiva a este grupo impaciente de traidores para quitar al MEK de la lista terrorista del Departamento de Estado USA, su deseo es que se trabaje más cercanamente con el MEK, se armen, entrenen y envíen a Irán, con apoyo explícito de USA, en lugar de apoyo encubierto, tal como Saddam había hecho hace décadas, para llevar a cabo una campaña de terror contra los iraníes.
MEK ha sido considerado por la Brookings Institution (organización financiada por Fortune-500) como candidato principal para el apoyo USA, en un esfuerzo para minar y eliminar el gobierno iraní. En el informe de 2009 del Brookings Institute "Which path to Persia?" se dice:
"Quizás el más importante (y seguramente el más polémico) grupo de oposición que ha atraído la atención como un potencial aliado estadounidense es el NCRI (el Consejo Nacional de Resistencia de Irán), el movimiento político creado por el MEK (la Mujahedin-e Khalq). Los críticos creen que el grupo es anti demócrata e impopular y ciertamente antiamericano.
Sin embargo, los que apoyan al grupo afirman que la oposición de muchos años del movimiento al régimen iraní y la lista de ataques con éxito y operaciones  de espionaje contra el régimen lo hace digno del apoyo estadounidense. También argumentan que el grupo no es ya antiamericano y se preguntan sobre las acusaciones previas. Raymond Tanter, uno de los partidarios del grupo en USA, afirma que el MEK y el NCRI son aliados para el cambio de régimen de Teherán y también actúan como un aliado útil para los servicios secretos. El mayor golpe de inteligencia del MEK fue la información en el 2002 que condujo al descubrimiento de una localización secreta en Irán para enriquecer el uranio.
A pesar de las reclamaciones de sus defensores, el MEK permanece a la lista del gobierno estadounidense de organizaciones extranjeras terroristas. En los años 70, el grupo mató a tres oficiales estadounidenses y a tres contratistas civiles en Irán. Durante la crisis de los rehenes de 1979-1980, el grupo elogió la decisión de tomar a rehenes de América y Elaine Sciolino divulgó que mientras que los líderes del grupo públicamente condenaron los ataques de 9/11, dentro del grupo las celebraciones eran comunes.
 Sin lugar a dudas, el grupo ha llevado a cabo ataques terroristas a menudo excusados por los que apoyan al MEK porque se dirigen contra el gobierno iraní. Por ejemplo, en 1981, el grupo hizo estallar una bomba en la oficina central del Partido de la República Islámica, que era entonces la principal organización política de los líderes religiosos, matando a aproximadamente 70 altos funcionarios. Más recientemente, el grupo ha reclamado más de una docena de ataques de mortero, asesinatos, y otros asaltos sobre objetivos iraníes civiles y militares entre 1998 y 2001. Para trabajar más estrechamente con el grupo (al menos de una forma no encubierta), por lo menos Washington tendría que quitarlo de la lista de organizaciones extranjeras terroristas. (páginas 117-118 " del informe “Which Path to Persia? " Brookings Institution, 2009)
 (…)
Todo esto revela claramente no sólo que la “Guerra contra el Terror " es un fraude absoluto, sino que también lo son los políticos y los líderes militares que la han promovido, que se han colgado medallas sobre sus propios pechos por su “lucha” y que han hecho fortunas inmensas y obtenido grandes parcelas de poder, mientras metían a los ciudadanos americanos en una deuda sin precedentes, en la tiranía, y en la catástrofe económica. Y no olvidemos a los miles de soldados estadounidenses muertos, engañados en la lucha de esta guerra y cientos de miles  mutilados y rotos tanto física como mentalmente, por lo que era esencialmente un decorado que justificara la devastación y el saqueo el Oriente Medio - una campaña que todavía está en marcha.

Y mientras el nuevo decorado utiliza grupos terroristas como el MEK o el LIFG de Libia para sembrar la violencia dentro de un país y luego enviar a la OTAN para "rescatarlos" de la tentativa nacional de defenderse, la  amenaza terrorista todavía está en marcha en cuanto a Irán. Está claro entonces, que la mayor amenaza de América son sus propios líderes, comprados y pagados por Wall Street y las multinacionales financieras de Londres y la puesta en marcha de su agenda, a costa del resto de humanidad. Debemos identificar estos intereses, boicotearlos y sustituirlos completamente por soluciones locales y pragmáticas.
 
Fuente: Nonius451, landestroyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario