23 ene. 2012

FBI pone en marcha operación NGI, “base de datos con información biométrica de TODAS las personas”

Comunidades Seguras es solamente una parte de un gran proyecto de identificación de personas que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) está llevando a cabo con el nombre de Next Generation Identification (NGI), revelaron abogados tras analizar miles de documentos que recibieron a través de la Ley de Acceso a la Información (FOIA).
La abogada Jessica Karp, de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON,) una de las organizaciones que solicitó los documentos, explicó que este programa del FBI es una especie de “Big Brother” que pone en riesgo la privacidad de las personas, sean ciudadanas o no.
“Para el FBI, Comunidades Seguras es la primera etapa para crear una base de datos con información biométrica de todas las personas, a fin de conectar la información con todas las agencias del gobierno y del Departamento de Defensa. Esto afecta a todos, porque hay mucho riesgo en la privacidad de las personas”, consideró Karp.
NDLON, Center for Constitutional Rights (CCR) y Cardozo Law School Immigration Justice Clinic solicitaron al FBI los documentos de su participación en
el polémico programa Comunidades Seguras o S-Comm y descubrieron que estuvo impulsándolo y que quiere hacerlo obligatorio.
La Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) lleva a cabo este programa para obtener de las prisiones locales información sobre el estado migratorio de los prisioneros y así poder expulsarlos del país.
El programa estaba dirigido a inmigrantes con delitos; sin embargo, los resultados han demostrado que muchas personas indocumentadas fueron deportadas por infracciones menores, como multas de tránsito o vender en la calle. Activistas consideran que eso pone en riesgo la confianza y la colaboración de la comunidad inmigrante con las corporaciones policiacas para poder resolver delitos.
Tras meses de analizar la documentación proporcionada, detectaron que el FBI considera al S-Comm como un primer escalafón de su proyecto de vigilancia, para obtener la información de todos los ciudadanos, desde las huellas digitales hasta la lectura de retina y reconocimiento facial.
La Opinión contactó a la oficina local del FBI, donde se indicó que el comentario oficial vendría del Criminal Justice Information Services (CJIS), una división de esa agencia federal ubicada en West Virginia. Al cierre de esta edición no se había obtenido respuesta.
Hace 12 años el FBI implementó el sistema de identificación de huellas digitales conocido como IAFIS para concentrar la información en su base de datos, pero ante los avances tecnológicos han empezado a desarrollar este nuevo proyecto de NGI.
En su portal de Internet, el FBI refiere que el NGI es un sistema que se desarrollará por muchos años para reemplazar al IAFIS.
Esa actualización tecnológica, asegura el FBI, permitirá que se procese más rápido la información y se comparta con las corporaciones locales, estatales, federales e internacionales.
“Cuando el gobierno acumula una base de datos tan grande de información de la gente, hay mucho riesgo de que alguien utilice esa información para lo que no se debe”, mencionó la abogada Karp.
Aunque no le interesa tanto el asunto de la inmigración, dijo la abogada, el FBI considera que el programa de Comunidades Seguras debe ser obligatorio para en un futuro compartir esa información.
Los abogados que revisaron los documentos del FOIA aseguraron que el FBI jugó un papel determinante tras bambalinas para impulsar el programa de ICE.
“NGI es la próxima generación de Big Brother”, recalcó.
De esa forma, explicó, las personas estarían siendo identificadas, no por una credencial en su cartera, sino por su mismo cuerpo.
“Y eso es una violación fundamental de la privacidad de las personas”, indicó.
Para Bridget Kessler, de Cardozo Law School Immigration Justice Clinic, con Comunidades Seguras el FBI tiene la intención de pavimentar el camino para el resto del proyecto de NGI.
Pablo Alvarado, coordinador de NDLON, indicó que hay un temor latente de que cualquier interacción con la policía puede llevar a la persona a la deportación.
“Si están deportando 400 mil al año y si expanden más ese programa de Comunidades Seguras, habrá mucho más deportados. Hay una absoluta violación a la privacidad de las personas y es otra manera de exclusión del inmigrante”, mencionó. “Usan el tema de seguridad nacional para fregarse más a la gente humilde”.

Fuente: laopinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario