14 dic. 2011

Desarme nuclear o guerra: Israel da ultimátum a Irán. Rusia insiste que todo es una farsa

“Tener una bomba nuclear o tener una guerra” es la opción que EE. UU. e Israel darán a Irán para que cierre definitivamente su programa nuclear, según declaró el ministro israelí de Asuntos Estratégicos, Moshe Yaalon.
El alto funcionario judío apuntó que la comunidad internacional encabezada por Washington tiene que forzar a Irán a encarar este problema y hacer que cierre su programa nuclear que tiene objetivos militares, según afirman Israel, EE. UU. y una serie de países occidentales.
El ministro israelí apuntó que la política de su país hacia el programa nuclear iraní es muy clara: “de un modo u otro” tiene que ser acabado. Yaalon subrayó que las sanciones económicas y el aislamiento político de Irán son instrumentos efectivos de presión, no obstante, reiteró que la intervención militar está sobre la mesa "como el último recurso".
Aunque el gobierno iraní sostiene que su programa nuclear tiene fines únicamente pacíficos y está dirigido a proveer de energía eléctrica al país, la presión de Occidente sobre las autoridades de la República Islámica no cesa. Un controvertido informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) presentado en noviembre afirmaba que hasta el 2003 Irán podría haber fabricado armas nucleares. Dicho documento provocó una nueva ola de sanciones internacionales contra el país.

Analizan nuevas sanciones contra Irán

El 12 de diciembre, el Congreso de EE. UU. aprobó la introducción de nuevas
sanciones contra el Banco Central de Irán. La medida fue apoyada tanto por los republicanos, como por los demócratas. Por su parte, la Unión Europea también está elaborando un nuevo paquete de sanciones contra la República Islámica.



Moscú insiste en que el programa nuclear iraní no incluye elementos militares




Los líderes de 27 países de la UE concluyeron hoy los dos días de reuniones de la Cumbre de  Bruselas y dieron de plazo hasta enero para que los ministros de Exteriores de la unión tengan listo el documento de sanciones contra Irán. Moscú descarta totalmente que Irán esté elaborando una bomba nuclear.
“El programa atómico iraní no tiene ningún componente militar”, declaró hoy el portavoz de la cancillería rusa Serguéi Riabkov.
EE. UU. y otros países occidentales sospechan que Irán está desarrollando un arma atómica encubriéndolo con su programa de energía nuclear. Teherán rechaza todas las acusaciones y asegura que su programa será exclusivamente para satisfacer las necesidades energéticas del país.
“Tenemos los datos comprobados y verídicos de que no hay ningún componente militar, no hay ninguna prueba de los fines militares del programa nuclear iraní”, dijo el viceministro del Ministerio ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov.
Agregó que hay que “arreglar por medio de negociaciones las dudas que quedan y acabar con una serie de preguntas”.
Riabkov subrayó que Irán permite que los observadores internacionales acudan a sus instalaciones nucleares.
“Ellos lo permiten, en agosto invitaron a un grupo de inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a las instalaciones más ‘sospechosas’, adicionalmente a las inspecciones que suelen realizarse como parte del plan de las inspecciones. Este noviembre reiteraron las invitaciones para que los inspectores del OIEA visitaran sus instalaciones. Consideramos que esto es una muestra del enfoque responsable y la buena voluntad y por supuesto contamos con que estas invitaciones no se queden en veremos”, dijo.
“Todavía hay espacio para dialogar sobre Irán. Incluso, sin prestar atención a la evaluación rusa de la política de sanciones de otros países, lo que pasa es que objetivamente estas sanciones han ido muy lejos”, dijo Riabkov y agregó que hay que acelerar las negociaciones para equilibrar los castigos que se imponen contra Irán y que Rusia se ocupará de esto.
El conflicto entre Irán y Occidente por su programa nuclear se agudizó a principios de noviembre tras publicar el OIEA un informe que afirmaba que hasta el año 2003 Irán podría haber desarrollado actividades relacionadas con la fabricación de armas nucleares.

En aquel entonces, el Ministerio ruso de Exteriores declaró que el documento no contiene datos nuevos, pero a los hechos ya conocidos se les dio intencionadamente un matiz político.
"Cuando faltan pruebas, los autores empiezan a usar las suposiciones y las sospechas, se hace un 'malabarismo' de la información con el fin de dar la impresión de una supuesta presencia del componente militar en Irán. Es difícil considerar que este enfoque es profesional y no preconcebido", consignó  la Cancillería rusa acerca del polémico informe.
El último incidente de una serie de hechos dirigidos por Occidente contra el plan atómico iraní fue el derribamiento de un avión espía de EE. UU. en territorio de Irán.

Articulo completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/internacional/issue_33424.html

Fuente: RT

No hay comentarios:

Publicar un comentario