29 nov. 2011

¿Dónde se ha metido el 15-M?

Ha sido una de las preguntas más repetidas en los días previos y posteriores a las elecciones: ¿dónde está el 15-M? En algunos casos se formulaba con una sonrisilla relamida, como saboreando una derrota que algunos llevan meses vaticinando, y que se confirmaría con su inacción en el 20-N. Para otros, la pregunta llevaba un deje de decepción, como quien espera la llegada de un superhéroe que en el último segundo frustre los planes del villano.
Que unos y otros se pregunten por el paradero del 15-M ya da la medida de lo que ha alcanzado: se ha convertido en un sujeto político a tener en cuenta, que unos ven como amenaza y otros como esperanza. Entre los primeros, hubo quien llevaba semanas advirtiendo de que se preparaba “otro ‘pásalo’ contra el PP, como en 2004”.
Unos y otros no han entendido el cambio de estrategia de las asambleas del 15-M. Frente a quienes los quieren en la calle y en las portadas permanentemente (garantía para que terminase por desinflarse y se achicharrase bajo los focos), el núcleo del 15-M, que por supuesto es más reducido que los millones que en un momento puntual se suman, ha decidido un repliegue y una reorientación: ambos movimientos buscan la construcción de una base social que en los primeros momentos era amplia pero volátil, y que ahora es más reducida pero más sólida, y sobre todo más activa.
En las últimas semanas el 15-M no ha parado. No ha recibido tanta atención mediática (tampoco la ha buscado), pero no ha cesado la lucha contra desahucios (con cada vez más contundencia policial), la ocupación de edificios y las acciones locales, de barrio incluso. Además, desde el momento en que las asambleas han repolitizado a muchos ciudadanos, el 15-M ha dado fuerza y agilidad a movilizaciones en curso (como la educativa en Madrid). Y al mismo tiempo siguen activos grupos que ya existían antes del 15-M y confluyeron en éste: hoy hay una marcha desde los barrios y pueblos de Madrid hasta las Cortes, para recordar al nuevo Gobierno que, como se dijo al dejar Sol, volvimos a nuestros barrios, pero sabemos el camino de vuelta.

 Isaac Rosa – Comité de Apoyo de ATTAC España

3 comentarios:

  1. El 15M, es el movimiento Nintendo. Una porque se enciende una temporada y después desaparece otra, otra porque el juego al que juega aunque tiene muchos niveles, no pasa del primer nivel.
    Tuvo su momento, su arranque y solo ha quedado las manos en alto pero no ha pasado de ahí y es necesario que esas manos se transformen en puños.
    http://redpill1984.blogspot.com/2011/11/donde-se-ha-metido-el-15-m.html

    ResponderEliminar
  2. Supongo que somos muchos los que deseamos que el 15M no desaparezca y consiga ser el despositario del descontento y la rebelión que recuerde permanentemente a los mandatarios que no les vamos a dejar estrangular lo que es nuestro por derecho.

    ResponderEliminar
  3. Así espero que sea, pero yo desearía algo más. Desearía que se convirtiese en el instrumento de un verdadero cambio y no se quede en un simple recuerdo.
    Saludos Lisistrata y blogger´s

    ResponderEliminar