18 oct. 2011

¿Serán Globales?

Sugestiva 'coincidencia' de este diario con el Laboratorio Europeo de Anticipación Política

El Laboratorio Europeo de Anticipación Política ha redactado una propuesta con tres puntos fundamentales para la próxima reunión del G-20 a celebrar en Cannes el 3 y 4 de noviembre de 2011, en la cual se adhiere a la petición de la ONU de una moneda única mundial. Existe un claro paralelismo, mutatis mutandis, con las principales tres medidas preconizadas por Ácratas para la salida de la crisis de nuestra España. Solo que la solución es global, y no nacional. Y el activo no es la humilde neo-peseta, sino la moneda internacional SDR, con otro nombre. Atentos a la jugada.

El SDR ―derecho especial de giro―, es una moneda internacional creada en 1969 por el FMI para apoyar Bretton Woods y sus paridades fijas. Los estados necesitaban reservas en divisa internacional estable fácilmente convertible en cualquier divisa de los mercados mundiales, de ser necesario, con paridad cambiaria estable; y el oro y el dólar USA eran insuficiente e inadecuado respectivamente para apoyar la expansión del comercio mundial y el desarrollo financiero. Pocos años después, el sistema de Bretton Woods se derrumbó, y las principales monedas pasaron a un régimen de cambio flotante. La burbuja de los CDS en dólares en los mercados internacionales de capital facilitó el endeudamiento de los gobiernos solventes. Y el SDR se quedó en dique seco.

Las tres propuestas son:

UNO: "Relanzar a partir de 2012 --acabando así con el actual sistema monetario internacional flotante, basado en el dólar, la libra y el franco suizo-- el SDR como divisa de reserva mundial". (Nosotros proponíamos la salida de España del Euro y del sistema monetario internacional).

El SDR tendrá un valor definido por una cesta con las divisas de las principales economías mundiales: USD (dólar), EUR (Euro), JPY (Yen), CNY (Yuan), BRL ( Real), RUB (Rublo), divisa de los países del Golfo (si emerge para entonces), ZAR (Rand sudafricano), y tal vez el XAU (oro) que vuelve a ser la divisa-refugio.


El SDR se fundamentará ―nos cuentan― en la economía real, no en la virtual de la GBP (Libra esterlina) o CHF (Franco suizo). Problemas técnicos no existen. La dificultad es que el G20 lo decida. Esta voluntad depende del acuerdo entre Europa, los BRICS y varios otros países emergentes, de manera que Wall Street y la City ―el SFI―no podrán oponerse. En la cumbre de G20 de fines de 2012 se deben cambiar los dirigentes del FMI, el Banco Mundial, la OMC, el Consejo de Seguridad, etc. Al ritmo del desarrollo de la crisis, durante 2012, ya ni Washington ni Londres se encontrarán en condiciones de oponerse a la creación de esta nueva divisa global de referencia.

DOS: Nacionalizar los principales establecimientos financieros sistémicos mundiales. (Nosotros proponíamos la nacionalización de la banca española).

Hay que añadir los principales establecimientos de los BRICS y emergentes que serán sistémicos pronto. El objetivo es doble: cambiar todos sus dirigentes y accionistas privados, vendidos al SFI; y ejecutar un desinflado suave de la economía virtual que no destruya la economía real. Todo Estado que se niegue a tal política verá sus respectivos establecimientos puestos en una lista negra, en forma similar a lo que se intentó con los paraísos fiscales, sin éxito porque no había una firme voluntad política para hacerlo; y sobre todo porque no es desde los paraísos fiscales desde donde se especula. Es crucial que el G20 no falle ni el objetivo ni el golpe.

TRES: Lanzar un gigantesco programa de infraestructuras públicas a escala mundial. (Nosotros proponíamos exactamente lo mismo en España, hablábamos sobre todo de obras públicas, para poner en marcha la reconstrucción del empleo).

Infraestructuras son los servicios públicos esenciales: educación, sanidad, servicios de agua, electricidad, telecomunicación y ciencia médica, espacial y energética. Se trata de mejorar el mundo con el reciclado de recursos financieros evitando su acelerada volatilización.

Pero aquí terminan las similitudes. Las diferencias son claras. Nosotros preconizábamos sacar a España del Nuevo Orden Mundial al que aspira el SFI con esta crisis que creemos artificial. Y el Laboratorio Europeo de Anticipación Política propone hacerle un gambito a ese Nuevo Orden Mundial, tanto en objetivos (de la explotación del mundo a su reequilibrio), como en liderazgo (apartar a los banqueros internacionales sionistas de la cúspide y sustituirlos por otros bajo control democrático). Bien pensado, a menos que...

En nuestra opinión, lo que proponen no por bello deja de ser una quimera. Puede que se trate de un reflejo especular para deslumbrar a la poca ciudadanía despierta, para obstruir su visión. Europa está llena de traidores, agentes del enemigo, como Sarkozy y Merkel-Kasner. Todo esto huele a cuento para que la banca internacional judía se haga con el pastel completo. Renunciar a la supremacía del Euro como moneda de reserva internacional en favor de otra divisa es simplemente alta traición.

El cártel financiero sionista empuja en la misma dirección de la moneda única, pero no se dejará hacer el gambito, porque sabe jugar al ajedrez mundial mejor que nadie.

Pero supongamos que el Laboratorio Europeo de Anticipación Política no se equivoca ―o no le han mentido los políticos; o no se ha vendido él mismo al SFI―. Entonces Rothschild y sus secuaces preferirán desencadenar una guerra global antes que abandonar el poder absoluto sobre las finanzas mundiales. Lo han hecho antes dos veces. La amenaza ya está en los medios: Irán es el Diablo que serviría de chivo expiatorio para la exorcización del Mundo. Hillary Clinton, buena sierva del SFI, ha lanzado la amenaza sin ambages.

En caso de conflagración, si la hubiera porque no nos plegáramos a satisfacer las ambiciones del SFI, los españoles estaríamos con Europa, como siempre. Y Rusia, también como siempre, sería decisiva.

Fuente: Ácratas

No hay comentarios:

Publicar un comentario