30 oct. 2011

Cumbre Iberoamericana: Correa se retira por presencia “chantajista” del Banco Mundial

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, abandonó por un rato la reunión plenaria de la Cumbre Iberoamericana, que sesiona en Asunción, en rechazo a la participación en el foro de una representante del Banco Mundial, quien, aseguró, chantajeó a su país.
La intervención de Correa sucedió cuando el presidente anfitrión, Fernando Lugo, anunció el discurso de la representante del Banco Mundial para América latina, Pamela Cox.
Correa le pidió la palabra y se preguntó “por qué en este foro tenemos que escuchar al Banco Mundial, histórico defensor de las políticas neoliberales que tan mal nos han hecho”.
“Cuando yo era ministro de economía de Ecuador, esta señora nos negó un crédito porque cambiamos el plan económico, así que yo me voy a retirar para no escuchar la palabra de esta persona, que chantajeó a mi país, y retornaré cuando hablen los integrantes de este foro iberoamericano”, afirmó el mandatario andino.
El mandatario recordó un episodio de 2007, cuando expulsó al representante del Banco Mundial (BM) de Ecuador, a raíz de que esa entidad decidió no otorgarle un préstamo ya aprobado a ese país en 2005, cuando Correa se desempeñaba como ministro de Economía.
“Esta señora me dijo: ‘No le vamos a dar el crédito porque ha cambiado la política”, declaró Correa insistiendo en que no entendía por qué tenía que “escuchar a una burócrata internacional”.

“Al menos que empiece pidiendo disculpas por el daño que le ha hecho a América Latina, y a los países del planeta, pero no entiendo por qué esto señor presidente”, dijo el mandatario dirigiéndose al presidente anfitrión Fernando Lugo.
Correa ya había tenido objeciones previamente, cuando habló ante el plenario Angel Gurría, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), quien había hecho varias recomendaciones a los mandatarios presentes en materia económica.
Correa expresó “con cariño y respeto” hacia Gurría que le parecía mal que “vengan estos organismos a enseñarnos buenas costumbres”, y pidió que, en la recíproca, para la próxima reunión de la OCDE sea invitado algún representante de los países iberoamericanos.


El presidente de Bolivia, Evo Morales, respaldó hoy a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, en el incidente registrado con la delegación del Banco Mundial en la XXI Cumbre Iberoamericana y pidió al Banco Mundial resarcir a América Latina por los daños causados con sus políticas neoliberales.
“Saludo la reacción del presidente Correa”, afirmó Morales en su discurso sobre la decisión del ecuatoriano de retirarse de la sala antes de la intervención de la vicepresidenta del banco para la región, Pamela Cox, en la sesión plenaria de la cumbre.
Morales indicó que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tendrán, algún día, que resarcir los daños” causados a los países latinoamericanos “con las políticas impuestas” con el Consenso de Washington y proyectos como el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
En ese punto, el jefe de Estado boliviano se refirió al discurso pronunciado por de su colega chileno, Sebastián Piñera, para señalar con ironía su sorpresa porque el jefe de Estado de Chile ahora “cuestiona la crisis del capitalismo, del imperialismo”.
“Le damos la bienvenida a los países del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), hermano presidente de Chile, Antes era Colombia ahora es Chile el que se suma contra esas políticas totalmente equivocadas”, manifestó.
Morales recalcó que “en 180 años de vida republicana” Bolivia acumuló reservas internacionales por valor de 1.700 millones de dólares, mientras que desde que él llegó al poder en 2005 esas reservas están llegando a 12.000 millones de dólares.
El mandatario, partidario de pasar del “neoliberalismo al neosocialismo”, acusó también el BM de apoyar la privatización de los servicios básicos y colaborar en el saqueo los recursos naturales de los países.
“Estas políticas importadas desde arriba y afuera no han sido solución para los pueblos de Latinoamérica”, reiteró. Morales ratificó que la solución pasa por encontrar fórmulas para “fortalecer” la integración “superando los problemas bilaterales”, algo para lo que América Latina no ha requerido en los últimos años la presencia de ningún representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), recalcó.
En ese punto, lamento que no se dedicara “mayor tiempo a la cumbre sudamericana, de la Unasur”, la Unión Sudamericana de Naciones, que se celebrará cuando culmine la cita iberoamericana.
También se quejó de que el medio ambiente no tuviera más espacio en la cumbre, y agradeció el reconocimiento del cereal andino quinua y de la hoja de coca por parte de los mandatarios en su declaración final, a propuesta de la delegación boliviana.

Fuente: Laradiodelsur

No hay comentarios:

Publicar un comentario