16 sept. 2011

DE GONZÁLEZ A OBAMA

Fuente: The Zarramonza Inquirer

Vamos a remontarnos a noviembre de 1977, ya ha llovido bastante, sequías aparte. Entonces, el líder socialista español Felipe González viajó a Estados Unidos, en principio, para ofrecer una charla en la sede del ‘Consejo de Relaciones Exteriores’, que es uno de los ‘tanques de ideas’ más importantes del mundo. Tras él se encuentran algunos de los órganos de poder financiero más relevantes de la Tierra, y su influencia sobre la Casa Blanca es enorme.

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) va camino de los cien años de existencia y viene a ser el club privado para que los poderosos hablen allí de lo que no pueden hablar en público.. En su seno ya se desarrollaron los planteamientos del Tratado de Versalles que dio fin a la Primera Guerra Mundial, con el consiguiente desastre, no poco intencionado, que fue conducir al planeta a otra guerra más devastadora; por lo visto, no quedaron contentos con los horrores de la Primera.
...
Las ideas de este grupo, entre cuyos principales financiadores está la Fundación Rockefeller (tema a investigar en profundidad, el de las fundaciones, que no pagan impuestos, pero que controlan muchas facetas de nuestra vida, generalmente de manera opuesta a nuestros intereses), que sigue marcando las políticas energéticas del planeta, fortalecen la idea de Estados Unidos como líder único pero con la necesidad de un aliado muy poderoso, como la Unión Europea (liderada por Alemania).

Pero, volvamos a los años 70. Por aquellas fechas había nacido un grupo todavía más poderoso, la ‘Comisión Trilateral’, patrocinado por David Rockefeller (los omnipresentes Rockefeller en los grupos más influyentes, como el Instituto Aspen, cuyos miembros son directivos de alto nivel de algunas de las multinacionales más poderosas del mundo, y donde se fomenta el liberalismo económico como la auténtica medeida del futuro de la sociedad mundial, pese a que ese movimiento ha sido el causante de la crisis económica mundial iniciada en 2008).

A partir de 1970, Zbigniew Brezinski comienza a distinguirse como analista, preconizando la llegada de actores mayores al escenario del poder mundial; se trata de Europa y Japón, cuyas economías se han levantado rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial. David Rockefeller, entusiasmado con las ideas de Brezinski, lo contrata para crear la Comisión Trilateral y lo nombra director de la misma, convirtiéndose en su ideólogo.

La Comisión Trilateral, establecida oficialmente en 1973, reúne a importantes figuras del comercio mundial, de los medios bancarios internacionales, gobernantes y los grandes medios de comunicación europeos, japoneses y norteamericanos.

Brezinski también es miembro del ‘Instituto Brookings’, otro think-tank con enorme poder, cuyos miembros también también pertenecen a la esfera Rockefeller. El equipo Rockefeller-Brezinski fue quien eligió a Jimmy Carter para suceder a Richard Nixon. Cuando Carter ganó las elecciones, Brezinski ocupó el privilegiado puesto de consejero de seguridad nacional.

En aquellas fechas, el mencionado equipo Rockefeller-Brezinski, buscaba también un líder para España. González, a instancias de ellos, visitó Pocantico Hills, que es la mansión que los Rockefeller tienen cerca de Nueva York, la ciudad del jamón dulce. Ambos ‘mandatarios sin cargo’ querían el cambio con Carter y con González, y, por supuesto, lo consiguieron.

Más recientemente, han provocado otro cambio con Obama, cuyos principales asesores pertenecen al Instituto Brookings de Brezinski, que le apoyó públicamente.

Brezinski, asesor de BP-Amoco y Freedom House, entre otros, ha sido defensor de la dictadura de Aliyev en Azerbaiyán, con el argumento de que, tras siete décadas de gobierno comunista, no puede esperarse que Azerbaiyán y las demás repúblicas de la antigua Unión Soviética adopten la democracia en un lapso tan corto. Vaya, vaya, justo lo contrario de lo que están demandando ahora para países como Egipto, Libia, Siria…, en fin, rectificar es de sabios, y hay que reconocer que muchos de los grandes asesinos de la historia lo eran…

Brezinski también apoya o presta su nombre a todo un sistema de fondos y de ONGs que apadrinan a las castas, a los intelectuales y a las élites de la antigua órbita soviética. Antes llamaba la atención sobre las fundaciones, ahora lo hago sobre las ONGs y sobre los ‘intelectuales subvencionados’, que tan bien conocemos en nuestro país; las estrategias son siempre las mismas.

Bueno, pues estas son las gentes con las que se codeaba un joven e inexperto Felipe González y que le ayudaron a subir al poder, a cambio de… Todos recordamos el increíble giro que dio el PSOE del OTAN NO! en su programa electoral, al OTAN SI! cuando ganó las elecciones y decidió promover un referéndum para legitimar su cambio (y siguen adictos a los cambios de un día para otro; aunque, Rubalcaba, que lleva ya siete años tomándonos el pelo en el gobierno, dicen ahora que SÍ, que es de fiar… y no se les cae la cara de vergüenza).

Mi teoría es que a Zapatero no hizo falta llevarlo a Estados Unidos para que ganara las elecciones; con un atentado fue suficiente (los grupos mencionados son capaces de cualquier cosa para cumplir sus fines). Ya lo llamaron al desayuno aquel famoso con los ultracatólicos, que tanto critica aquí, cuando no le oyen; pensaba que iba a tener una edad dorada con su amigo Obama (lo de la conjunción planetaria de la Pajín), y tuvieron que decirle que no se trataba de eso, que debía agudizar la crisis, provocar una depresión en España, como muy bien ha hecho, para que los ricos puedan ganar mucho dinero y para ser un lastre para Europa y que no salga de la crisis antes que EE.UU.

Y luego están los Bilderberg, del que es fundador y todavía miembro Henry Kissinger (éste no se va a morir nunca; yo creo que es un clon, además de un clawn), del que es gran seguidor nuestro ya amigo Brezinski. Los Bilderberg han ‘tocado’ este año a María Dolores de Cospedal que, por lo menos, es más guapa que Rubalcaba. Como buen cerdo machista que soy, solamente por haber nacido hombre, me gustaría tener una presidenta como ella; eso sí que sería realmente un cambio.

TZI

No hay comentarios:

Publicar un comentario