27 jul. 2011

Ni vacaciones, ni calor, como no sea el humano. No nos pararán


Carlos Martínez García – ATTAC Andalucía.
Recién llegado de Madrid, apenas hace cinco horas, no puedo vencer el mono de ponerme a teclear ante el ordenador, al tiempo que reflexiono, revivo y reconstruyo en mi mente demasiadas emociones, nueva gente en mi vida a la que empiezo a querer ya y sentirme junto a ellos parte de una nueva esperanza y de una nueva forma de luchar y de hacer política que ha llegado para quedarse. Quiero advertir que como siempre no pretendo tener razón, sino dar mis razones e informar, para que entre todas y todos profundicemos esto tan hermoso que nos traemos entre manos.
El sábado por la tarde ya se llenó Sol. Las marchas -y los que desde todo el estado llegamos para acompañarlas- fuimos llegando en columnas tan festivas como reivindicativas y pude presenciar en el recorrido de la marcha SUR como, salvo dos gestos hostiles, el pueblo de Madrid que no se había ido de puente nos recibía con sonrisas de aprobación, aplausos y cariñosos gestos. Era una gran fiesta reivindicativa. Una reflexión, el M15M ha llegado para quedarse y tanto el como sobre todo su espíritu tienen un largo recorrido, porque si ni finales de Julio, ni un puente, ni el calor manchego de Madrid han podido con nosotras, será muy difícil acabar con esto. Domarlo o controlarlo más.

Tras la asamblea de bienvenida de los barrios de Madrid y pueblos de la Comunidad, algunos fuimos a descansar pues el domingo era un día muy completo de trabajo. A las 11h, en la reparadora sombra y césped del oasis del Retiro, las asambleas iniciaban su trabajo. Sus conclusiones estarán ya en la red y creo mejor acudir a ellas -pues no deseo meter la pata- pero si diré que creo se ha avanzado en madurez, capacidad de elaborar propuestas alternativas y en pensamiento político critico. El M15M avanza en politización en el alto y noble sentido de la palabra y esto se notó incluso en las consignas de marchas y la manifestación; pues el pensamiento crítico, para no recurrir a viejos clichés, se está abriendo paso en debates que cuestionan el sistema, en propuestas antineoliberales y de defensa de la público en consecuencia y de denuncia de los daños del capitalismo en la acción política cotidiana, las personas y el medio ambiente.
Los avances en materia organizativa son igualmente importantes y sobre todo se depuran cada vez más los entramados participativos que proporciona la red.
El mismo 24 a las 18.30h la manifestación, la gran manifestación, con personas de Madrid y los pueblos grandes y no tan grandes de su entorno, pero con una decisiva presencia de personas de todo en el estado. No entraré en guerra de cifras, pero creo que basta ver las imágenes panorámicas para comprobar como éramos muchas más de lo que los medios afirman.
Se trató de una marcha tan festiva como reivindicativa, con una muy activa y numerosa presencia de jóvenes, con cánticos y consignas. Gentes más maduras, viejos luchadores y luchadoras, personas del mundo del trabajo, paradas y parados, afectados por la hipoteca, familias, pensionistas y un largo etcétera, heterogéneo y su actitud, lo corroboran. Gentes que desembarcaban nuevas en los movimientos sociales y personas sindicadas, politizadas o con experiencia, junto a grupos de jóvenes anticapitalistas. Muchas banderas republicanas y banderas de todo el estado español, desde Andalucía hasta el País Vasco o Asturias.
Las consignas identificaban con claridad un enemigo, la banca, con un protagonista que se lo ha ganado a pulso, Botín. Pero no solo, pues la exigencia de otra forma de ejercer la política y nuevas leyes electorales, incluso un nuevo proceso constituyente, flotan claramente en el ambiente.
Está claro que gobierne quien gobierne, tendrá enfrente algo cada vez más organizado y a la búsqueda de nuevas alianzas sociales; y el PP lo tiene observado, tanto que sus medios afines están ya hace un tiempo empeñados en la descalificación del 15M y en su criminalización. Este nuevo terreno de juego se lo tendrá que plantear, sin triunfalismos, con dosis de realidad y con mucha decisión el M15M, pues el escenario puede cambiar sustancialmente. De hecho que las intenciones ya manifiestas de la derecha solo las puede torcer un fuerte movimiento popular y la propia crisis, que ella sola ya pondrá mucho de sí.
Lo que si fue unánime fueron dos gritos tan claros como contundentes. El primero que esta crisis, que la ha generado el sistema, nosotros no la pagamos. Y la segunda, que con este sistema vamos de culo. Algo nuevo emerge con tanta fuerza, que ni siquiera el puente de Santiago logra aguarlo. El 24 de Julio, miles de personas marchan sobre Madrid.
Como conclusión, nos podemos felicitar, ha sido un avance. Pero también los partidos políticos deben ver, aprender y ser conscientes de que esta gran politización en la horizontalidad que está surgiendo, les obligan a cambiar, sus formas, sus estrategias y su visión, pero también sus estructuras internas y sus formulas participativas. También hay un claro aviso a la socialdemocracia, que no sólo no ha visto o ha negado lo que venía encima de la ciudadanía, sino que su alineamiento con el sistema y el abandono real de sus políticas de protección, reformas y providencia, han logrado que las y los jóvenes politizados, las izquierdas transformadoras, el altermundismo y la democracia radical, no los consideren ya de izquierdas y además lo hacen con sólidos argumentos y muchos, muchos ejemplos prácticos, demasiados.
En cualquier caso, ante la dictadura de los mercados, la calle está defendiendo la soberanía popular. La defensa más activa de la democracia, frente a los planes del FMI y la ultra neoliberal UE, está en las plazas y las personas están empezando a exigir otra política, pero también otro mundo, incluso otro sistema. Sabemos de sobra que podemos ir a peor y que los bancos y los tinglados financieros, para salvarse, necesitan nuestro empobrecimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario