26 abr. 2011

Una segunda gran depresión ya está aquí

Los peces gordos de todos los países importantes —ilustres figuras de los bancos centrales, de los ministerios de finanzas y de las agencias de control—, lo que significa de los países endeudados hasta los cojones, se reunieron en Washington para largar discursos sobre el rumbo a seguir en la lucha contra el riesgo sistémico del régimen financiero global, y de cómo mejorar el renombrado modelo político de 'prudencia máxima'. Como fue organizado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Internacional de Pagos y la Consejo de Estabilidad Financiera, intentar siquiera esconder que el evento viene cargado de amenazas como una nube negra es tan difícil como vender un elefante rápida y discretamente.
...
Dominique Strauss-Kahn, Director del FMI, desafió nuestra paciencia cuando soltó con desvergüenza que los principales inconvenientes del sistema capitalista son que jamás consigue el pleno empleo y que el reparto de la riqueza y de los ingresos es caprichoso e injusto. Hijo de puta, bien que lo sabemos, lo mismo que sabemos quiénes sois los responsables. La desigualdad y el desempleo alcanzan niveles récord en demasiados países. La crisis ha puesto en la calle a 40 millones de trabajadores, y otros 250 millones buscan empleo por todo el mundo.

Preguntémonos: ¿Es esta crisis fortuita, sin causante conocido, o ha sido provocada aposta? Antes, contestémonos a lo siguiente, mucho más obvio: ¿Qué probabilidad hay de que, siendo judíos sólo dos de cada 1000 habitantes del planeta, lo sean los dos presidentes de los principales bancos centrales, Bernanke (FED) y Trichet (BCE), y que también lo sean Strauss-Kahn (FMI) y el 90% de los componentes del 'Grupo de los Treinta'? La probabilidad de que alcanzaran esos cargos, asumiendo igualdad de oportunidades para todos los hombres, es del orden de nada, cero. Debemos deducir, por lo tanto, que practicar la religión judía constituye alguna clase de mérito para lograr la presidencia de un banco importante. No discuto si es que los judíos son más listos que los demás o si están más preparados. Debemos darlo por hecho. Pero, en tal caso, ¿cómo es posible que, ciegos como pescados fritos, no previeran esta crisis financiera tan ridículamente, cuando gente mucho menos preparada, como algunos bien prepuciados redactores de Ácratas, predijéramos lo que está pasando con cinco años de antelación?

No. No se han equivocado. En este mundo sin sitio para los milagros ni para la acumulación de casualidades, ni siquiera esta crisis es fortuita. Es parte de un plan que incluye la destrucción de las políticas nacionales y del poder democráticamente instaurado en los estados, mediante la extorsión por la deuda de los partidos políticos. Si las masas trabajadoras, apretadas como las tuercas de un submarino, no toman las calles por millones, se declaran en huelga general indefinida y provocan paros en los servicios para defender sus logros sociales tan duramente adquiridos; si la rabia popular no se orienta en una indudable y eficaz dirección, los políticos harán todo lo posible para aumentar el sufrimiento de las clases obreras, y las arruinarán absolutamente. Si no actúan ya, esta crisis financiera, que se inició con la burbuja inmobiliaria, causará muy pronto no sólo una gran segunda recesión, sino que arrastrará la economía mundial a un enorme agujero negro con ella.

MHDP

Fuente: Acratas

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo. En cualquier otro pais seguramente la gente está mas implicada que aquí. Solo ver la cantidad de huelgas que llevan en Grecia y Francia por ejemplo. Aquí la conciencia colectiva o mentalidad de grupo no existe, cada uno va a su bola. Y así estamos.

    ResponderEliminar