12 abr. 2011

Costa de Marfil ¿Un futuro de saqueos?

En los acontecimientos que están sucediendo en el mundo,no todo es tan claro y simple como quieren hacernos ver. Detenido Gbagbo ahora con Ouattara, alumno aventajado del FMI, destacado neoliberal empieza un futuro de saqueos incontrolados por parte de las multinacionales, la otra crisis que le espera a Costa de Marfil.

Ni Gbagbo ni Ouattara son dos líderes ejemplares. Gbagbo, socialista, al menos estuvo dos años en prisión por defender ideales democráticos para su país y Ouattara fué primer ministro de la dictadura que lo encarceló.

Para mi como para muchos, que aún tenemos la mala costumbre de pensar, la crisis de Costa de Marfil no ha acabado con la detención de Gbagbo. Hay mucha oscuridad y muchos intereses creados. Hace tiempo que deje de creer en las simplezas que quieren hacernos tragar. Lo que si está claro con Costa de Marfil, con Libia, y con lo que seguramente nos queda por ver, es que la ONU no va a cometer más errores como el de Irak, se ha posicionado claramente al lado de los perros neoliberales y piensa autorizar todas las invasiones y guerras que EE.UU. le ordene.

He encontrado algunas manifestaciones de marfileños que viven en España y a modo de muestra publico la siguiente carta que un marfileño escribio al diario el Pais. Como seguramente no habran podido leerla en el "periodico independiente" El Pais, la reproduzco integra:

Carta al director de El País, no publicada ni publicable, sobre la crisis en Costa de Marfil
Marc Euler Ble Ogou - Viernes.31 de diciembre de 2010 -

Por: Archipielagonoticias

Escrita por Marc Euler Ble Ogou

Soy marfileño, vivo en España desde hace nueve años y se me parte el corazón al leer lo que se escribe y escuchar lo que se dice de mi país en los medios españoles. Incluso en los que se suponen de izquierdas como éste y que creo que deberían tener una mayor responsabilidad a la hora de informarse sobre lo que sucede en zonas tan sensibles del planeta como mi tierra. Sin embargo, constato con tristeza que alimentan sus crónicas con rumores, simple desinformación y claro prejuicio y que fomentan que la gente hable sobre lo que pasa en mi país de manera superficial, estereotipada y falsa.
...
Quisiera aclararles que el ganador legal de las últimas elecciones en Costa de Marfil es Laurent Gbagbo. Este simple enunciado contradice a la Unión Africana, la Unión Europea, la CEDEAO, la ONU, Estados Unidos y sobre todo, Francia, pero es la pura verdad en negro sobre blanco.

Gbagbo siguió el procedimiento democrático y, una vez detectadas irregularidades en el voto del norte, elevó la correspondiente reclamación ante el Tribunal Constitucional marfileño, que es el que decide en estos casos, y esperó su veredicto.

Alassane Dramane Ouattara, su rival y presunto presidente de mi país según todos menos el voto marfileño, hizo públicos a través de un miembro de su partido en la comisión electoral unos resultados provisionales no consensuados por los dos bandos que se disputan la presidencia y que además recogen ese voto irregular del norte, fraude masivo según observadores de varias ONG y organismos africanos y según el Tribunal Constitucional de mi país. Lo hizo en el hotel donde tiene su cuartel general y ante los medios extranjeros. Lo hizo fuera de plazo, saltándose el procedimiento legal y con el apoyo de Sarkozy, Obama y Ban Ki-Moon.

Todos nos recuerdan que el Tribunal Constitucional está próximo a Gbagbo. Es la coletilla de todas las informaciones, la desacreditación de una institución como apunte informativo. Como si los tribunales constitucionales del resto del mundo fueran nombrados por la oposición, como si el ser nombrados por sus gobiernos los desautorizara automáticamente. Sin embargo, esa presunción de culpabilidad y partidismo que se aplica al Tribunal Constitucional de mi país no se aplica a los tribunales constitucionales occidentales. O, sin ir más lejos, al señor Bakayoko, el miembro de la comisión electoral "independiente" que pasó los resultados provisionales de las elecciones a la prensa foránea y que está tan próximo a Ouattara como para ser miembro de su partido.

Desde mi punto de vista, Ouattara se desacredita solo, aunque supongo que soy de los pocos que piensa así. Gbagbo y él llegaron al compromiso de esperar el resultado de las elecciones y no declararse vencedor hasta ese momento, pero él no pudo esperar a asegurarse la victoria. El verdadero "pucherazo" marfileño es la maniobra de Ouattara para llegar a los medios de comunicación extranjeros con unos resultados electorales provisionales y tener detrás a quienes nunca quisieron bien a mi país: la Francia de Sarkozy, que quiere asegurarse su posición privilegiada en Costa de Marfil con Ouattara y que nos presiona a través de la ONU, la UE y hasta la AFP; la Burkina Faso del golpista Compaoré, que apoya a los rebeldes del norte; el Senegal de Wade, con aspiraciones de perpetuarse como presidente de su país y dejarlo, a su muerte, a su hijo y con un hambre indisimulada de convertirse en el motor de África occidental en lugar de Costa de Marfil; la Nigeria donde se reúne la CEDEAO, vendida a las subvenciones y las presiones francesas y ansiosa de sangre, parece ...

Gbagbo no durará mucho en el cargo. Lo expulsarán tachándolo de dictador y tramposo y sin echar un ojo a los métodos de Ouattara. Sin embargo, acaba de nombrar primer ministro al rector de la Universidad de Cocody y ha incluido en su gabinete a figuras de algunos de los 13 partidos que le hicieron la competencia en la primera vuelta de estas elecciones. No es un santo, pero no es Mugabe. Fue profesor y se formó como historiador, es un progresista convencido, ha sufrido una guerra y una posguerra paralizantes durante sus diez años de mandato, ha pasado por la cárcel por defender sus ideas en los tiempos de Houphouet Boigny y Ouattara y por la tortura en tiempos de Bedié, quiere replantear las relaciones marfileñas con occidente para que sean más justas e igualitarias.

Ouattara llega de ser primer ministro con Houphouet Boigny, del FMI y de otras instituciones económicas, es neoliberal y tiene excelentes relaciones con Francia. Considero que su interés es beneficiar a Sarkozy y beneficiarse a sí mismo, abrir las puertas de Costa de Marfil al ajuste estructural sin corazón, a la depredación de las empresas extranjeras. Él mismo es de origen extranjero y recibe el apoyo de instituciones y mandatarios extranjeros. Además, se alía con los rebeldes de las Fuerzas Nuevas, que extorsionan y desangran mi país y con un apoyo que también llega en parte del extranjero.

Una voz autorizada en África como es la de Aminata Traoré decía hace poco que la llegada de Ouattara a la presidencia marfileña sería una desgracia, un triunfo del capitalismo salvaje y de Francia. Sin embargo, he de añadir la coletilla de que también es amiga de Gbagbo, por si quieren tachar sus palabras como irrelevantes.

Todo eso no lo pondrán en sus crónicas sobre el "pucherazo" marfileño.

Ni tampoco el sentimiento de frustración y dolor de mis paisanos, al ver cómo un tramposo que quiere aferrarse al poder a cualquier precio consigue el apoyo de occidente, mientras el presidente que ha intentado sacarnos de nuestra particular crisis de la última década, con sus limitaciones y errores, saldrá de la historia por la puerta de atrás.

Espero que se paren un poco antes de publicar otras informaciones sobre Costa de Marfil, que analicen de quién vienen y que sepan leer entre líneas cuáles son sus intenciones. Deseo que sean un poquito más críticos, que escarben la superficie y, sobre todo, que se pongan en nuestro lugar, que puedan imaginarse, por un momento, que lo que nos pasó a nosotros les pasara a ustedes. Que la ONU y medio mundo invalidaran su proceso electoral, ningunearan a sus instituciones y les colaran un presidente que les viene bien a ellos. Imagínenlo por un momento y después sigan escribiendo

Fuente:ultimasnoticiaspress.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario