14 ago. 2011

Furbot

"El futbol es corrupción, dinero y muerte". No lo digo yo, bueno, yo también me sumo, pero la noticia es porque el autor de la frase es Javi Povés, un futbolista de primera, de primera división, antisistema, y que tiene otras frases, bastante más agresivas, que no le van a hacer la vida más fácil, ni con más amigos de cartón-piedra, pero al menos se hará famoso más rápido, para llegar al olvido de las masas con la misma rapidez. A no ser que se convierta en levadura y las levante.
El hecho es que en pocos días, con crisis, sin dinero, sin ganas, con miedo y esclavitud, miles, millones de expañolitos se quedarán con sus bocazas abiertas y llenas de nada, mirando a una
cuadrilla de millonarios en calzoncillos jugando a la pelota. Hay pelotas de todo tipo, como palmeros. Hay pelotas de golf, con clase alta de vuelos en avión de 1º clase. Ya quitaron aquello de clases en el autobús; los que suben al autobús son todos iguales. Aún las mantienen en el tren, de primera, de segunda y borreguero. Y como no, en el furbol, donde todo el mundo quiere ser de primera y estar en la división del pastel donde lo perfuma la guinda. Estar en una división sin guinda, de tercera por ejemplo equivale a tener que aplaudir a una serie de chiquilicuatres que no ganan para comprarse islas, ni vender miles de camisetas o cobrar por asistir a fiestas, prsentaciones, ganchos, anzuelos etc. Y claro, el palmero es contrario al hecho de aplaudir a las clases bajas, zafias, o sin dinero.
El palmero es producto del capitalismo, es un fruto salvaje y espontáneo, que surge en un sistema sano.
El palmero es producto del comunismo, es un fruto forzado y cultivado que surge de un sistema sano.
El palmero no es producto de la libertad ni de la inteligencia.
Tocar las palmas no es malo de por sí. A veces es coparticipación con el guitarrista, y también sirven para espantar a las urracas cuando se posan en la higuera en el mes de agosto, (cuando no haya higos, que se queden a dormir si quieren) Incluso aplaudir tras una función es permisible, puesto que obligas a los actores a quedarse un rato más y hacerte reverencias como si el Papa, u el obispo fueras. En el cine no, que el proyectista no va a salir reverente, y el resto de espectadores te mirarán como si jugaras en tercera y ellos fueran barça y madrit juntos y revueltos.
Pero los estadios, ah! los estadios es otra cosa:
Este es el segundo video de Alan Watt, el resto de la serie de "la manipulación de la mente humana" está disponible en youtube, todavía.



No recuerdo si ya puse este video en otra entrada, pero antes de que calienten los motores de la liga (piensan ligar este años a más incautos?) no está de más recordarlo.
He descubierto, que hay un alto porcentaje de humanos, al cual, la simple reflexión de aplaudir a unos millonarios en calzoncillos le hace replantear el uso de su tiempo y de sus emociones.

Fuente: Hueleadespertar

No hay comentarios:

Publicar un comentario